Trazando lineas con acrílicos. La sucesión de Fibonacci y el número áureo